Ciclos Eternos

El sol dora los montes
El aire es templado
Los días son más largos
Ha llegado el verano.

Ocre y pardo cubren la tierra
Se levanta el viento
El otoño se lleva las hojas y frutos
Que maduraron a tiempo.

Un manto blanco lo cubre todo
Las estrellas brillan en lo alto
Saca el gorro y el abrigo
Porque el invierno ha llegado.

Y ahora lo que más me gusta
La primavera y su canto
De colores y de aromas
Se tiñen el corazón y el campo.

Si miras a las montañas
O a lo profundo del mar
Verás que es tan simplemente bello
Que embelesa tu mirar.

En su majestuosidad
Los campos y el cielo alto
Es perfecto, y mientras tanto
Todos lo vemos pasar.

Viendo todo lo creado
Solo puedo agradecer
Y algo crece en mi interior
Alimentando mi ser.

Que sin ti no puedo nada
Señor de la paz
Solo Tu que todo lo creaste
Nos puedes salvar.

Si perfectos hiciste los valles y montes
Los ríos y el mar…
Sé que no vas a dejarme
Si contigo quiero estar.

Sé que sostendrás mi mano
Cuando ya no pueda más
Y aliviarás mi espíritu cansado
De temores y de ansiedad.

Renovarás mi fe cada día
Aunque yo no sea más que polvo y sal
Solo porque busco seguir tu camino
Y acercarme a ti un poquito más.

Imagen de TimHill en Pixabay

Por un momento…

Letras & Poesía: Literatura Independiente

Un pájaro levanta el vuelo,
en silencio.
Insectos suspendidos en el aire,
fuera del tiempo.

Otra avecilla se posa,
mecida por el viento.
Las hojas susurran palabras extrañas…
Que no entiendo.

El sol calienta en lo más alto.
El aire es fresco.
Es solo una tarde más,
de principios de invierno.

El canto de los pájaros
envuelve el momento.
Mientras se deshacen las nubes,
allá en el cielo.

Sintonía perfecta de bellas notas,
interrumpida solo por el vaivén del viento.
Que inunda mi alma de alegría,
en este mundo incierto.

Que aleja de mi mente el miedo y la locura,
de tener que hacer esto o aquello.
Porque en este bello instante,
todo es perfecto.

La brisa trae risas de niños,
que juegan en las callejas.
¡Qué lejos están los días
en que yo misma lo hiciera!

Y, sin embargo,
hoy siento una alegría nueva.
Pudiendo disfrutar del canto de…

Ver la entrada original 6 palabras más

Amor infinito

Tu abrazo como el agua,
Que calma la pena y quita la sed.
Tu voz, resguardo seguro.
Del frío, de la noche y del mal querer.

Tu consejo, siempre sabio.
Tu amor infinito, suave y templado.
Tus manos curtidas, de trabajar tanto.
Y tu corazón dulce como miel.

En la noche oscura
Velaste mi sueño,
Y en los malos tiempos
Curaste mi ser.

Me enseñaste pronto
A valorar la vida,
A querer a los otros,
Y a buscar el bien.

Por eso te escribo
Para agradecerte
Por tanto cariño,
Paciencia y querer.

Imagen de Jose Antonio Alba en Pixabay

En mi mundo imaginario

Pensé una y mil veces
Como escribirte esta carta…
Aún me brillan los ojos
Y se me cierra la garganta.

En mi mundo imaginario
Fue donde te vi.
Tu dulce cara, de bellos rasgos.

Te vi o lo imaginé…
Solo Dios lo sabe.
Porque aquí nadie te ha visto
Ni tampoco viste a nadie.

Que injusto no llegar a ver la luz del sol,
No sentir un solo abrazo.
Pero debes saber algo,
Que nunca llegué a contarte:

Que mi amor por ti es tan grande
Como el azul del mar,
La arena del desierto,
O el sabor de la sal.

Que nunca te olvidaré mi cielo,
Por más nuevos amaneceres que vean mis ojos,
Porque te esperaba con anhelo
Y solo pude imaginar tu rostro.

Que en mi mundo imaginario
Te abrazo y te veo,
Esperando algún día poder hacerlo
De verdad en el cielo.


Hiara Cervantes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Imagen de StockSnap

Atardecer

Se esconde el sol tras las montañas
Y un aroma lleva tu recuerdo.
Luz vibrante que se apaga
Por momentos…

Maraña de hilos que no encuentro
Colores que enreda el viento.
Y aquí en mi corazón
Sopla tu aliento.

¿Cómo decirle al mundo
Todo lo que siento?
Tampoco se entendería,
Si ni yo lo entiendo.

Solo palabras bordadas
En el firmamento.
Que desaparecerán sin prisa,
Se las llevará el viento…

Dispersandose en el cielo.
Deshaciéndose en silencio.
Solo quedará tu aroma…
Grabado en mi cuerpo.

Sueños que vuelan

Letras & Poesía: Literatura Independiente

En barcos de vapor
viajan mis sueños,
volando entre las nubes
surcando el cielo.

No importa lo que viva
sigo con mis sueños…
Enfriando veranos,
calentando inviernos.

Floreciendo primaveras
sueño con que sueño
en un caballo alado
volando a ras del suelo.

¿Y para qué despertar
de esto que yo sueño?
Si puedo entrelazarlo
con el día y el tiempo.

Y vivir soñando
y soñar, viviendo.
Conservar la esperanza,
sin perder el aliento.

Ver la entrada original

Reflejos

Las nubes reflejan el color de mi rostro,
que cambia con el pasar del tiempo.
Entramado de emociones que a veces se me escapa,
por cualquier rincón.

Miro hacia arriba,
las nubes vienen y van.
Y en todas las paradas,
me encuentro contigo.

Me pierdo en tus ojos,
que reflejan lo mejor que hay en mí.
Los secretos mejor guardados.
Bajo llave.

Algunas veces quiero detener el tiempo,
y otras, verlo volar…
Cuando lo único que puedo hacer en realidad,
es dejarlo pasar.

El tiempo que se lleva el viento;
mientras sigo reflejándome en tus ojos.
Y en las nubes veo mi rostro,
con un nuevo sentimiento.

Fotografía de jplenio

Sigue / VIDEOPOEMA

Encerrada,
En los balcones de la soledad.

Tiendo,      
La tristeza al sol y sopla el viento.

Resisto,
Porque el amor me hace volver a levantarme una y otra vez.

Espero,
Y mantengo la fe después del sismo.

Tú no vayas a perder la fe,
No, no, no puedes…
Levántate el lunes ya vendrá el viernes.

Aguanta,
No dejes que se seque tu garganta.

Y confía
Si hoy no sale el sol, tal vez mañana…

Todos los derechos reservados

Tu Risa/ VIDEOPOEMA

Tu risa… 
Esa risa contagiosa que inunda cada rincón de mi cuerpo,
y el dulce sonido de tu voz,
como canto de sirena.

Se quedan grabados en mi mente
cuando no estás.
Como si todavía fueras parte de mí,
como si no nos hubiéramos separado nunca.

Pero lo cierto es que tú eres un ave,
un tierno pajarillo del cielo.
Y no puedo retenerte aquí conmigo
porque no eres mío, eres del viento…

Del sol, de la tierra, del mar.
Eres de Dios que te vino a traer junto a mí
un poquito nada más,
hasta que te llegue el tiempo de volar.

Vuela alto mi cielo,
No te detengas a mirar atrás.
Ni te preocupes por mí,
En mi corazón siempre vas a estar.

Tu risa…
Como canto de sirena me ha venido a abrazar.
Me trae recuerdos preciosos,
que huelen a flores, a flor de azahar.

Todos los derechos reservados