Lluvia

Veo la lluvia caer.
Cual canto interminable
De pajarillos alborozados.

Goteo incesante que se derrama.
Cala mis huesos.
Inunda mi alma.

Y me trae recuerdos
de otros tiempos
y otros rostros.

Una sonrisa, un abrazo,
un paseo a la boca del metro…
Un hasta luego que se convierte en adiós.

Aquí, en mi corazón atesoro
Todos esos momentos preciosos.
Y  mientras tenga aliento
Vivirán en mí.

Veo la lluvia caer.
Y me acuerdo de la tierra
Que me vio nacer.

Enemigo del amor

Enemigo del amor…
Combatiente incauto
que trata de derribarte
con los ojos cerrados.

Escamas de hueso. Gotas de silencio.
Se viste de negro, y no tiene nada dentro.

Quitarte la esperanza
es su golpe más certero.
Cuando lo tienes más cerca,
es cuando lo crees más lejos.

Mentiroso y traicionero.
Quiere que creas que él es bueno.
Modelará tu realidad
con sus artes de hechicero.

Truncará todos tus planes,
de tu voz hará silencio.
Tus alegrías se harán añicos,
y se los llevará el viento.

Enemigo del amor…
Con alas de duelo.
No te deja ver  el sol,
ni levantar el vuelo.

Te hará perder la razón,
dispersarte en mil recuerdos…
Para que no seas capaz de ver
que lo que tienes, es miedo.

Si tengo aire que respirar

Naufraga en un mar de lágrimas
A la deriva…
Pensamientos inciertos la empujan
Sin llegar a ningún lugar.

Enfadada con el mundo golpea la almohada
Que no se inmuta.
Y se lamenta por el tiempo, el momento
Que le toca vivir…

Esto pasará, mi niña
Solía decirle su madre.
Ahora es ella quien repite las palabras
Aunque no tienen el efecto calmante que tenían ayer.

Sin saber cómo ni porque
Se hizo grande.
Dejó de disfrutar del sol, el viento y el mar.
Ya no quería jugar.

El mundo se hizo serio y aburrido
Ella ya no sabía quién era
Tenía mucho que hacer
Y poco que pensar.

Con la sensación de llegar tarde
Y no ir a ningún lugar
Comía mal. Descansaba poco.
La vida avanzaba y se quedaba atrás.

Quizá hubo algo que ella nunca entendió
No se sentía como los demás
Miraba alrededor y no entendía
Qué le podía pasar.

Algo entonces resquebrajó su mundo.
Lo rompió, del principio hasta el final.
Y de las cenizas ella creó algo nuevo
Que antes no podía siquiera imaginar.

¿Para qué necesito al mundo?
Se dijo ella.                                        
Si tengo a Dios en su lugar.
Y con los suyos se mudó al campo:

Voy a sembrar mi comida        
Haré mi pozo
Tendré huevos de gallina
Y pescado del mar.

No puedo estar perdida
Si tengo aire que respirar
Vivo para servir
Y sirvo para amar.

Foto de Artem Beliaikin en Pexels

Llegará

Los recuerdos se van tras las aceras.
Y mientras, tú
dormida…

No dejas de apretar tu mundo,
de gritarle al día.
Que no eres más que un grano de arena.
Disolviéndose,
en un mar de sal.

Poniente de palabras venideras         
sin principio ni final.
Surco grabado en el ambiente
derramando humedad.

Busco quietud y no la encuentro.
Calma…  y solo veo tempestad.
Ni siquiera me sabe a paz el silencio,
pesado como metal.

Rutinarias voces y sonidos
quedan atrás.
Anhelando un horizonte nuevo,
azul de mar.

Y solo quedan palabras vacías
buscando sanar.
Arañando las heridas
de la soledad.

Más el sol siempre calienta.
Tarde o temprano llegará…
Tras la noche más oscura,
el amanecer vendrá.

No pierdas la fe

Letras & Poesía: Literatura Independiente

Como la vida duele
así también se goza…
Como se transforma la larva
en mariposa.

Todo es fugaz.
El primer aliento y el último suspiro.
Todo cambiará,
aunque no lo hayamos entendido.

Entre tanta vacuidad
solo me reconforta la fe.
Entre tanto pensar
solo queda el hacer.

Si me permites un consejo:
Diviértete,
suma y sigue.
Persigue el bien.

La alegría es un regalo,
aprécialo bien.
Y en los momentos malos
no pierdas la fe.

Ver la entrada original

Como el agua

Como el agua no se puede contener
Por más diques y vallados que pongamos.

Así el amor tampoco se puede medir.
Sale como torrente llevando todo a su paso…
Y después de descolocar tu mundo
¿fingiremos que nunca estuvo?

Tantos poetas hablaron del amor
Creyendo conocerlo,
y se nos escapa de las manos
como arena esparcida por el viento.

Una vez alguien me dijo
Que quien no se ha enamorado,
No ha vivido…

¿Qué sería de nosotros sin ese torrente desbocado
Que llega sin avisar
Lo mueve todo a su paso
Y se va sin más?

¿Qué tan frías las noches
Sin la caricia del amado?
¡Qué interminable el día
Sin el calor del amor!

Del amor nace la vida
Y del agua también.
Por eso me atrevo a decir …
Que el amor no se puede contener.

Fotografía de Peter Fazekas en Pexels

Huellas

Letras & Poesía: Literatura Independiente

Sabes que busco tus huellas en la arena,
siguiendo la estela de tu andar.
Haces castillos con flores imposibles
hasta donde la vista no puede abarcar.

Persigues plantas extrañas
de lugares que no existen.
Ríos sin agua.
Mares sin sal.

¿No ves que la marea
trae las cosas perdidas?
Esas que encontramos,
cuando dejamos de buscar…

Di mi nombre en voz alta
y te seguiré sin miedo.
Toma fuerte mi mano,
no me voy a soltar.

Que Dios guíe nuestros pasos
hoy y siempre.
Si Él nos ha unido,
¿quién nos va a separar?

Susúrrame al oído
tus miedos más profundos,
juntos los haremos fuego
y se quemarán.

Dime qué es lo que anhelas,
lo que llevas guardado y a nadie cuentas.
Y yo te diré un secreto:
Que mi vida, contigo, es mucho más.

Sabes que busco tus huellas en la arena,
pero te empeñas en hacerlas desaparecer.
No…

Ver la entrada original 14 palabras más

Deseo…

Deseo….

que este nuevo año empiece con amor para tod@s,

que Dios ilumine vuestros corazones y traiga ilusiones renovadas,

esperanza, sueños, fe, confianza.

Que florezcan todos vuestros proyectos,

que culminen unos ciclos

y comiencen otros nuevos.

Que bailéis con la luna cada noche

y os bañéis de sol cada mañana,

Pero sobretodo,

deseo que Dios modele vuestros corazones

como arcilla a semejanza suya,

¡Y que os llenéis de bendiciones en este nuevo año y en todos los que siguen!

¡GRACIAS!